La tecnología “vintage” que hoy vale miles de euros

septiembre 29, 2021

En nuestros días es muy habitual sentir atracción por los objetos llamados “vintage”, ya que para muchos dan un plus de identidad y nos acercan a otras épocas. Tanto es así, que algunas compañías sacan al mercado productos con dicha estética o réplicas de modelos anteriores, incluso en forma de juegos para los móviles, de los cuales ya hemos hecho un ranking aquí.

La tecnología “vintage” que hoy vale miles de euros

No obstante, lo que en algunos casos está alcanzando precios desorbitados son los productos originales con muchos años de antigüedad. Y en eso, la tecnología no podía ser menos. Miles de coleccionistas están buscando aparatos que muchos de nosotros podríamos tener olvidados en el fondo de un trastero, sin darles más valor. Aunque la mayoría de las veces se trata de primeras ediciones a las que difícilmente hemos tenido acceso en su momento.

Todo lo que toca Apple despierta expectación; desde hace ya unos años, es una marca fetiche para muchos amantes de la tecnología. Por ello, no es de extrañar que el primer ordenador que fabricaron sus fundadores, Steve Jobs y Steve Wozniak, el Apple I, se subastase hace ocho años por más de 670.000 dólares. Por otra parte, un iPhone de primera generación puede oscilar, desde los 1.000 dólares si está usado, hasta los 15.000 dólares si viene sin estrenar. Sin llegar a estas cifras, algunos móviles Motorola originales también están despertando el deseo de ciertos coleccionistas.

Un capítulo aparte merece el mundo de los videojuegos clásicos, unas piezas deseadas por coleccionistas tanto por su valor monetario como la nostalgia que implican al haberles permitido descubrir su afición a los juegos electrónicos. Sin ir más lejos, una copia sellada del título Super Mario Bros. de 1985 batió recientemente todos los récords con un precio de subasta de 2 millones de dólares, superando con creces la marca anterior (solo unos meses antes) de 660.000 dólares por una copia sellada de The Legend of Zelda de 1986. 

La revalorización de estos objetos se ve beneficiada también porque varias celebridades se declararon durante los últimos años fans de este tipo de títulos de Nintendo. Algunos ejemplos son el difunto actor y comediante Robin Williams, el jugador de póker Lex Veldhuis y, por supuesto, la nueva voz de Donkey Kong en la película de Super Mario, Seth Rogen.

La tecnología “vintage” que hoy vale miles de euros

Más asequible puede resultar la consola AES de Neo-Geo, que se cotiza a unos 1.000 dólares si está en buen estado; y lo mismo pasa con sus videojuegos, que en algunos casos pueden superar esa cifra. De hecho, la pasión por las consolas antiguas (u ordenadores de juegos) ya viene de lejos: en el 2003, el Commodore 64 ya estaba muy buscado y se ofrecía por una unidad preliminar (un objeto único) unos 10.000 dólares; respecto de los modelos “normales”, el hecho de que se hayan relanzado puede afectar también a la demanda de su modelo original. Aun así, se están pidiendo unos 200 euros por los originales.

Los juguetes electrónicos de los años 80 también han ido revalorizándose con los años. Evidentemente, no todos por igual: hay piezas muy codiciadas por coleccionistas. Un ejemplo son algunos modelos del juego de coches Scalextric, donde un pack completo en buen estado puede estar en torno a los 500 dólares, y el modelo C97 Aston Martin DB5 GT tiene ofertas que superan los 600 dólares. La marca Exin, de hecho, está bastante cotizada: su icónico CinExin está tan solicitado que una unidad puede superar los 200 dólares. Y si nos alejamos de la electrónica, los muñecos originales de Star Wars de finales de los años 70 pueden alcanzar los 200 dólares por unidad (eso sí, solo las figuras más solicitadas).

En definitiva, vale la pena registrar un poco los cajones donde guardamos cosas abandonadas en las últimas décadas para desempolvar algunos gadgets y juegos antiguos, porque pueden tener un gran valor en el mercado de los nostálgicos. Tengamos en cuenta, eso sí, que su estado puede marcar la diferencia entre ganar unos cuantos dólares y hacer el negocio de nuestras vidas; por lo que, si vemos un videojuego precintado, vayamos con sumo cuidado y comprobemos cuánto llegan a ofrecernos por él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

¡Este es el típico mensajes de Cookies!. Política de Cookies