Los fabricantes de smartphones pueden sorprendernos en cualquier momento. Incluir el sensor de huellas en la pantalla era algo que se esperaba desde hace un tiempo. Ni Samsung, ni Google o Apple lo habían intentado. Una vez más son los chinos quienes toman la delantera, en esta ocasión la firma Vivo es quien toma la batuta.

Vivo X20 Plus In-Screen Fingerprint es el nombre del nuevo smartphone de esta compañía. Que si bien su diseño no tiene nada de espectacular, con marcos reducidos al máximo y una pantalla grande. Si es interesante lo que hay detrás de su pantalla, que es por el cual tiene ese nombre tan largo.

Nuevo Vivo X20 Plus ISF

Ha sido durante el evento CES en Las Vegas donde se hizo la presentación oficial de este nuevo terminal Android. Todo lo interesante de este smartphone podemos resumirlo en su sensor de huellas detrás de la pantalla. Con lo cual da la sensación que es la misma pantalla la que desbloquea el smartphone. El tiempo de respuesta es rápido, no lo podemos comprar aun con el sensor convencional.

Como el Vivo X20 Plus tiene una pantalla OLED, entre los píxeles esta el sensor por debajo, por lo que no se dificulta la lectura de la huella. También cuenta con desbloqueo facial, por si no te sientes del todo cómodo con esta nueva característica.

  • Pantalla: 6.43” Full HD+ (2160×1080 px con ratio 18: 9) Super AMOLED
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 660
  • GPU: Adreno 512
  • RAM: 4 GB
  • Memoria interna: 128 GB
  • MicroSD: hasta 256 GB
  • Cámara trasera: dual camera 12 Mpx con f/1.8, OIS y 5 Mpx
  • Cámara delantera: 12 Mpx con f/2.0 con soft LED flash
  • Dimensiones: 165.2 × 80 x 7.35 mm
  • Peso: 183,1 gr
  • Batería: 3800 mAh con carga rápida
  • Conectividad: dual SIM, LTE, Wi-Fi 802.11 ac, Bluetooth 5.0, GPS
  • Versión de Android: Android 7.1.1 Nougat con Funtouch OS 3.2

Precio y disponibilidad

Este smartphone va a tener un costo original de 3498 yuanes, que al cambio son 445 euros, que es el modelo original. La nueva versión no tiene un gran incremento, ya que va a costar 3598 yuanes, al cambio son unos 455 euros. Lo malo es que todavía no se conoce cual es el plan de ventas, probablemente, no este disponible en un futuro cercano.