El Samsung Galaxy S8 promete ser el móvil del año, la misión no están sencilla porque tiene rivales muy fuertes, uno de ellos es el también nuevo LG G6. Ambos terminales prometen una lucha por conquistar a los usuarios.

Estamos conscientes de que ambos tienen particularidad, eso hace que la decisión sea muy difícil de tomar al momento de elegir, sin embargo, este artículo te daré algunas razones por las cuales deberías optar por el móvil de LG en lugar del de Samsung, que en todo caso ninguno es despreciable.

Mis razones para quedarme con el LG G6

Todo smartphone marca un antes y un después, ha sucedido con el LG G5 que traía al mercado el modelo de un móvil modular en la gama alta, la propuesta fue arriesgada y no funcionó, de tal modo que el Galaxy S7 fue el que aprovecho ese fatal error de uno de sus principales rivales para poder vender más.

Elegir entre uno de los dos buques insignias más recientes del mercado no es una tarea sencilla, no obstante, hay algunas características en las cuales el LG G6 sale ganando por poco. Su diseño más resistente es uno de los puntos fuertes por lo que recomiendo este móvil.

La pantalla curva en los móviles de Samsung se ven estupendas, no obstante, representa uno de los puntos más frágiles y su reparación es más costosa. Ademas, que los bordes laterales finos no colaboran mucho en la protección de la pantalla, el LG G6 no tiene pantalla curva, es un diseño plano y con un marco de metal más grueso, la fragilidad esta presente como en cualquier móvil, aunque en este móvil de LG se protege más la pantalla que en el de Samsung.

También te puede interesar:   ¿Porque no vale la pena comprar Super Mario Run?

En general, el diseño del G6 es plano y apenas cuenta con ligeras curvaturas que le dan una mejor ergonomía, pero de ahí no pasa. Su diseño si que es muy diferente al del S8 y luce muy bien, un detalle muy importante es la ubicación de su sensor de huellas que está más separado de los sensores fotográficos y altavoz, haciendo que sea mucho más práctico.

Diseño más flat, menos curvas

El S8 tiene lector de iris y reconocimiento de rostro, esas funciones no son del todo practicas para los usuarios, siendo el sensor de huellas el que tiene más importancia por ahora. La ubicación en el LG G6 es mejor, evita que el usuario pueda equivocarse y se hace más cómodo el desbloquear el móvil.

La doble cámara trasera tiene mayor flexibilidad, tenemos la posibilidad de grabar videos y tomar fotos con una gran angular, capaz de lograr capturar más espacio a una distancia menor. Este es un punto importante a tomar en cuenta, aunque el Galaxy S8 no se queda tan corto en este apartado.

Aunque con su procesador se ha quedado corto, no quiere decir que su rendimiento es malo, al contrario potencia mucho el software del LG G6, haciéndolo uno de los mejores del mercado actual. Sin duda, poseer el Snapdragon 835 hubiese sido un plus.

Finalmente, el punto donde se ve la diferencia es el precio, el LG G6 es más barato que el Galaxy S8, el primero se puede adquirir desde los 550 dólares y el segundo desde los 680 dólares, en los Estados Unidos, así que por tener un procesador reciente, pantalla curva, Bixby… tendrás que preguntarte si vale la pena pagar esa suma o ahorrarte más de cien dolares.