Los que tienen noción de tecnología, específicamente de celulares tienen bien en claro que Samsung dejó a sus clientes uno de los mejores equipos de todo el mercado. El Galaxy S7 edge, es reconocido como el máximo líder pantallas curvas,  diseño y en rendimiento del 2016, superando expectativas de ventas.

Sin embargo, esta maravilla ya tendrá un sucesor: El Samsung Galaxy S8, lo que conlleva a la pregunta clave ¿vale la pena comprar un S7 edge o es mejor esperar al Galaxy S8? esa es la pregunta que responderemos hoy.

Pero ¿merece comprarlo solo por economizar?

Galaxy S7

Galaxy S7 en diferentes colores.

Analizándolo desde el punto de vista económico, generalmente pasa que a medida que se aproxima una nueva gama alta de cualquier marca, las diferentes compañías telefónicas comienzan a lanzar ofertas de los anteriores como estrategia de ventas para deshacerse del stock y abrir cancha para el próximo terminal. Esto implica que no sería para nada extraño comenzar a ver al S7 edge a un costo reducido lo que representa una excelente oportunidad para sacar provecho ahorrando un poco de dinero.

De seguro muchos coinciden en que, sí. La razón es que el Samsung Galaxy S7 edge,  es sin lugar a  duda un terminal cuyo rendimiento se define en excelencia, cuenta con una cámara que da gusto, su batería no decepciona y su el movimiento de su interfaz fluye como el agua, en síntesis, funciona de maravilla.

Galaxy S7

Diseño del Galaxy S8.

Obviamente esto no quiere decir que el Galaxy S8 no valga la pena. En realidad la única limitante del mismo es que su precio será de escándalo –próximo a los mil euros–, precio que se estima se mantenga mínimo a lo largo de un año o  hasta que se anuncie su sucesor.

También te puede interesar:   El puerto USB tipo C le gana la carrera el micro USB

Aunque el Galaxy S8 venga con mejor procesador, mas pantalla y cifras más elevadas, las características que envuelven al Galaxy S7 unido a que su precio baje haciéndolo asequible para muchos, da la posibilidad de adquirir un gama alta de 2016  que no tiene nada que envidiar  a ninguno de los dispositivo que traerá 2017.

Si se cuenta con paciencia, dinero o sencillamente se quiere estar al día con lo último del mercado, la recomendación es esperar al Samsung Galaxy S8. Pero si lo que se busca es por ejemplo hacer un buen regalo o actualizar el teléfono que se tenga por uno mejor, el S7 Edge, es la solución, sobre todo cuando su precio va a ser mucho más inferior que antes.