La era de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos dio comienzo hace un poco más de dos semanas, desde entonces muchas de las ciudades de este país y alrededor del mundo se han llevado a cabo cientos de manifestaciones que exigen su renuncia, aunque sabemos que eso no va a pasar.

No solamente es la población, también las compañías tecnológicas se han manifestado en contra de Trump, un hecho que ya ha generado mucho de que hablar, la semana pasada apenas renunciaba Travis Kalanick, Ejecutivo de Uber, al consejo económico de la Casa Blanca.

De antemano, la era del nuevo presidente de Estados Unidos es un panorama que los corporativos saben que es muy peligroso, apenas ha comenzado el mandato y la presión política ejercida la han sentido como en ninguna otra ocasión.

Apple, Google, Microsoft… no quieren las medidas discriminatorias de Donald Trump

Esta semana ha transcurrido una importante noticia, la cual esta relacionada a una unión entre Apple, Google, Microsoft, Facebook y otros grandes corporativos del sector tecnológico en contra de la orden ejecutiva que emitió Trump para prohibir la entrada  a los musulmanes a Estados Unidos, esto incluye únicamente a siete países musulmanes: Siria, Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán y Yemen.

Sin embargo, no son las únicas compañías que se han unido a esta iniciativa, también participan Twitter, Intel, Netflix, eBay y Uber, siendo compañías que tienen a inmigrantes de estas nacionalidades dentro de sus plantillas. Pero no solo es el hecho de que sean trabajadores, sino que buscan promover la igual entre todos e ir en contra de cualquier medida discriminatoria o racista que quiera imponer el Presidente de Estados Unidos.

También te puede interesar:   LG V30 estrenará nueva interfaz

Esta medida ejecutiva firmada por Donald Trump hace solo algunos días, también suspende el programa de refugiados de nacionalidad siria que Estados Unidos tenía activo, pero su orden recibió un revés el pasado viernes, debido a que el juez federal James Robart invalidó la medida de Trump, ya que según el -y creo que todos estamos de acuerdo- es discriminatoria y dañina para el pueblo estadounidense. A todo esto, Trump respondió a través de Twitter, como es costumbre.

Parte de lo dicho fue “inflige un daño significativo a los negocios americanos, la innovación y el crecimiento”, y “hace más difícil y caro para las compañías de EE.UU. reclutar, contratar y conservar a algunos de los mejores empleados del mundo”. Cada quien podrá sacar sus conclusiones de lo dicho por este señor.